Las grasas trans: políticas distintas en Estados Unidos y Chile

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) acaba de anunciar que los aceites parcialmente hidrogenados (PHOs), la fuente más importante de grasas trans artificiales en la dieta de los norteamericanos, no son seguros para la salud humana. Por lo tanto, decretó que la industria de alimentos elimine estos aceites de sus productos para el año 2018.

Con esta medida, la FDA espera bajar la tasa del síndrome coronario agudo y reducir la incidencia de infartos coronarios fatales en el país de forma significativa. Según el Centro para el Control de las Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), las enfermedades coronarias son la causa más común de la muerte en Estados Unidos.

La FDA estima que el consumo de grasas trans bajó un 78% entre 2003 y 2012, debido a la norma que exige su rotulación, que ha sido obligatoria en Estados Unidos desde el año 2006, y además por el hecho de que muchas empresas de rubro han reformulado sus productos para reducir o eliminar los aceites parcialmente hidrogenados, sin embargo, el Instituto de Medicina recomienda que el consumo de grasas trans sea lo más bajo posible, ya que, no aporta ningún beneficio a la salud.

Respecto a Chile, aún no se han tomado acciones en relación a exigir la eliminación completa de PHOs. Actualmente, el contenido de grasas trans de origen industrial no puede constituir más del 2% de las grasas totales de un producto. Esta norma se creó en el 2009 y su implementación comenzó 2 años después, aplicándose primero, con las margarinas y aceites para uso doméstico. Para los alimentos envasados, la norma está vigente desde el año pasado para todos los alimentos envasados y no aplica a grasas trans naturales, las que aparecen en productos como lácteos en pequeñas cantidades.

Por el momento, el Ministerio de Salud, no piensa tomar medidas más estrictas como lo están haciendo en Estados Unidos, ya que, según criterios internos, estudios de universidades y de la industria de alimentos, “cuando se analizó en su momento se vio que con menos del 2% de las grasas trans, el valor ya no era dañino para la salud”, según Lorena Rodríguez, Jefa del departamento de Nutrición y Alimentos del Ministerio de Salud. Sin embargo, el tema se mantiene bajo monitoreo constante.

Aunque no habrá cambios en la normativa relacionada a las grasas trans en el futuro cercano, la industria de los alimentos sigue trabajando en el tema. Muchas empresas del rubro han tomado acciones para eliminar o reducir su uso, reemplazando los aceites parcialmente hidrogenados con otros tipos de aceites, según explica Marisol Figueroa, gerente técnica de ABChile, asociación gremial de la industria de alimentos.


Fuentes : www.fda.gov www.cdc.gov www.latercera.com www.chilevivesano.cl www.emol.com