Calugas Va Dolci: Evocando Sensaciones y Recuerdos

La modernidad ha llevado a que estos tradicionales productos se hayan transformado de golosina muy cercana a los niños de un Chile ya ido a lo que son hoy; una experiencia repostera gourmet. Hablamos de las calugas, y hoy específicamente de las que hacen en Va Dolci.

Nos recibe su dueño, Alfredo Pérez, con quien hablamos de estos dulces caramelos con forma de prisma, que gustan a niños y grandes.

Hola Alfredo. ¿Cuéntanos sobre VaDolci?

Va Dolci se creó a partir de una receta familiar desarrollada por mi hermana. Ella comenzó vendiendo las calugas en su colegio. Yo trabajé en Nestlé cerca de 4 años como ingeniero comercial de la Universidad de Los Andes en el área de ventas, quedé sin trabajo y decidí emprender con este negocio, formalizándolo y viendo a largo plazo una oportunidad de entrar en el mercado de la confitería artesanal.

Va Dolci como marca es la unión del nombre de mi hermana, Valentina y el de mi bisabuela, cuyo apellido era Dolci que en italiano significa Dulce. Coincidió que mi bisabuela guardaba un libro de cocina con recetas propias, más de alguna de ellas podríamos pensar en desarrollar más adelante.

Calugas Va Dolci es una empresa familiar que busca entregar un producto de calidad, artesanal y hecho con cariño. Su receta es única y se ha traspasado de generación en generación. Calugas que invitan a compartir un momento dulce junto a la familia.

¿Experimentan con ingredientes y recetas?, ¿Cómo se da ese proceso?

Sí. En el mundo de la confitería la clave es innovar, ofrecer a tus consumidores variedad de sabores, así lo hacen, por ejemplo, los helados. Nosotros hemos tenido desde un inicio 6 variedades de calugas y creemos que es un elemento diferenciador.

Hay sabores que han sido mejorados en el tiempo gracias a nuestros propios clientes, como por ejemplo, la caluga de chocolate que antes la hacíamos con cacao común y corriente, sin embargo, una clienta nos ofreció un cacao de muchísima mejor calidad, con esto mejoramos el sabor a chocolate y la calidad nutricional de la caluga. Otro ejemplo es la caluga de almendra, antes la hacíamos con almendra natural, al mezclarla con la caluga, el sabor de la almendra se perdía en el dulzor de la caluga, por lo tanto, no se sentía mucho el sabor a almendra. Se me ocurrió probar con almendras tostadas y cambió radicalmente, ahora tenemos una caluga de almendra que tiene trozos de almendras tostadas donde se deja sentir todo el sabor.

El desarrollo es un proceso constante y se da desde todos lados, tus clientes, tus consumidores y desde la misma empresa. Tenemos claro que nunca incorporaremos elementos artificiales a nuestros productos ya que lo que buscamos es rescatar lo artesanal, el cariño de las cosas hechas en casa.

¿Qué particularidad tienen las calugas Va Dolci?

Las calugas Va Dolci son completamente hechas a mano, no utilizamos leche condensada ni manjar, se cocinan desde cero. Reduciendo la mantequilla, la leche y el azúcar. Esto las hace tan especiales ya que se revuelven a pulso logrando una consistencia y sabor muy particular.

Los sabores esconden recuerdos, pero también experimentación ¿Cómo fue el proceso de elegir los actuales sabores disponibles en calugas Va Dolci?

Los sabores esconden también sensaciones, lo que buscamos al entregar una oferta variada de sabores es ofrecer sensaciones distintas al probar cada una de nuestras calugas. Por eso hemos reemplazado el café instantáneo por granos de café. Ahora al probar y disfrutar una caluga de café se siente el aroma a café tostado y la textura de los granos dentro de la caluga. Por eso, en realidad no deberíamos hablar de sabores sino de una caluga realmente de café, no sabor café. Así también con los demás “sabores”.

Despiertan pasiones infantiles en adultos y por supuesto en niños y en gente de la tercera edad. ¿Quiénes son los mayores clientes de Va Dolci?

Esto es muy cierto, una de las cosas que se pierden al no tener un local físico es el contacto con el consumidor final, por eso tratamos de participar en la mayor cantidad de ferias posibles. La variedad de calugas disponibles está pensada en compartir en familia, precisamente entre todas las edades. Los niños son fanáticos de las de leche y chocolate, los adultos se inclinan más por las de frutos secos y la gente de tercera edad prefiere las de frutos confitados como naranja, por ejemplo. Esto de evocar pasiones y recuerdos es algo que uno ve en la cara de la gente cuando las prueba y es lo que experimentamos en las ferias y vemos la reacción al probar nuestros productos. Muchos nos comentan: “Cómo las que hacía mi mamá cuando chica”.

¿Qué ingredientes utiliza VaDolci para elaborar estas tentaciones?

Los ingredientes son de primera calidad, utilizamos azúcar rubia en lugar de refinada y como comenté anteriormente no deberíamos hablar de sabores ya que cada una de las variedades contiene lo que la caracteriza realmente, es decir, cada una está elaborada con lo que realmente le da el sabor. Hemos lanzado hace poco una caluga reducida en azúcar, que está hecha con un endulzante en base a stevia, sucralosa y maltitol logrando así un sabor casi idéntico a las calugas de leche tradicional, pero reduciendo de 60 a 15 grs. de azúcares totales cada 100 grs. de calugas.

¿Cómo se realiza la labor de packaging, de personalizar la marca?

Partimos muy artesanalmente con una clásica pizarra. Mi hermana escribió el logo, le tomamos una foto e imprimíamos las etiquetas en una impresora láser a color. Las cajas se hacen a mano hasta el día de hoy con una técnica de origami. Con el tiempo contratamos una agencia a la cual le pedimos que nos hiciera un trabajo de diseño conservando la línea de lo que ya teníamos y con eso llegamos al logo que tenemos actualmente junto con las etiquetas y bolsas de 120 grs. que pueden ver en nuestra página web.

¿Cuánto tiempo pueden durar las calugas?

Las calugas tienen una duración de 2 meses a temperatura ambiente, pero si se mantienen refrigeradas se conservan como recién hechas hasta por 6 meses fácilmente.

Elaboradas muy artesanalmente, sin preservantes ni colorantes. Este concepto de lo natural, ¿Es hoy un factor diferenciador muy potente en el bakery actual a su juicio?

Sí, por supuesto. Creo que es muy importante conservar lo artesanal y buscar productividad para bajar los costos. Esto se logra a través de la estandarización de los procesos. También las alianzas pueden ser una gran ayuda para conservar la calidad artesanal y lograr variedad de productos y mayores volúmenes de producción.

Por ahora solamente venta online, ¿Se planea contar con tienda propia o comercializar las calugas en retail por ejemplo?

En realidad la vitrina nuestra es online, pero tenemos varios canales de venta, hay cafeterías, tostadurías, restaurantes, entre otros. Actualmente nuestro cliente retail es Coquinaria con su emporio en Falabella Parque Arauco. Nos gustaría contar con un lugar que sirva para producir y vender, para que la gente pueda visitarlo y vea el proceso productivo.

A la fecha de esta entrevista seis variedades, ¿Se vienen novedades que se puedan contar?

Sí, por supuesto, ya tuvimos el lanzamiento de las calugas reducidas en azúcar y próximamente tendremos naranjitas bañadas en chocolate traídas de Francia, calugas bañadas en chocolate y una que otra sorpresa para el verano.

Ya lo sabe. Déjese tentar. Pídalas online. Son la definición misma de la artesanalidad; cortadas y envueltas a mano, sin preservantes ni colorantes artificiales. Hechas con ingredientes de calidad y mucho cariño casero.

www.vadolci.cl


Fuentes :
RedBakery