Kellogg’s anuncia cambio de estrategia de distribución

La empresa Kellogg’s comentó la semana pasada, por medio de un comunicado de prensa, que está abandonando las entregas directas a tiendas de todos sus negocios de snacks en los Estados Unidos, en favor de un modelo de almacén más económico.

Su actual programa de ahorro “Proyecto K”, fue diseñado para reducir sus costos anuales en casi $500 millones para 2018. La discontinuación de DSD (Direct Store Delivery, por sus siglas en inglés) significa la distribución de productos como las galletas Cheez-It y los bocadillos Keebler, los que harán la transición de vendedores basados en rutas que sirven de almacén a almacén, a los almacenes controlados por minoristas. DSD representa aproximadamente el 25% de las ventas de Kellogg’s.

“Debido a que nuestros clientes y nuestros propios sistemas de distribución son más eficientes y eficaces, ahora podemos redistribuir los recursos previamente vinculados a DSD y dirigirlos a los tipos de inversiones de marca que impulsan una mayor demanda con los consumidores de hoy – en última instancia, el crecimiento de nuestro negocio y los negocios de nuestros minoristas “, comentó John Bryant CEO de Kellogg’s en el comunicado.


Fuentes :
www.newsroom.kelloggcompany.com www.supermarketnews.com