Chocolates Rambla de Valdivia: Arte que viene en los genes

Llegamos al sur, para entrevistar a un artesano de oficio, Sergio Rambla Márquez, un chileno – peruano que hizo de Valdivia su casa y desde allí despliega la herencia familiar en la confección de bombones y otros deliciosas preparaciones usando al chocolate como protagonista.

Antes de la llegada de las huestes hispánicas a América era parte de ceremonias religiosas. Posteriormente fue una “moneda de cambio” en la época de la Colonia. Se podía comprar un conejo por 8 semillas de Cacao. Hoy su valor no es monetario, pero sigue siendo un producto clave en nuestra cultura y muy protagonista en nuestro mundo, en el del Bakery. Muchos artesanos trabajan para que los clientes lo sientan como el tesoro más preciado, uno de ellos es nuestro entrevistado.

Gracias por recibirnos Sergio. En una ciudad de tradición chocolatera, donde incluso existe la Fiesta del Chocolate, ¿qué diferencia a Chocolates Rambla de lo existente en el mercado?

Vivo en la ciudad de Valdivia (Región de Los Ríos), desde el año 2008 y he aprendido a interactuar con el contexto cultural y social que tiene mucho arraigo rural, campestre, con toques de la cultura alemana. En este lugar, aún la cocina y calefacción es a leña, pues la tradición ‘de campo’ así lo amerita y el clima frío, lluvioso lo respalda.

Mi propuesta es artesanal, vale decir, hecho en casa. Evitando a su vez el empleo de ingredientes industrializados. Pero el detalle es el sabor que logro al templar el chocolate y balancear los sabores (dulce, salado, ácido, amargo) en porcentajes inéditos. Este ejercicio práctico entrega un nuevo sabor, una sensación nueva. Eso hace la diferencia.

La Fiesta del Chocolate a la que se hace mención se realiza durante el invierno en el Centro de Eventos del Parque Saval en Valdivia, un sitio muy popular.

Hay una historia familiar relacionada con este exquisito producto, ¿nos comentas el origen de Chocolates Rambla?

Mi madre, Nina Márquez, tenía su pequeña empresa de chocolates artesanales, cuando vivíamos juntos en la ciudad de Lima en el Perú. Ella falleció el año 2002. Posteriormente, antes de que yo radicara definitivamente en Chile, reinventé y continué el arte del cacao. Tomé todas las herramientas heredadas y fabriqué muchos bombones que tuvieron muy buena acogida.

Tras seguir varios cursos de chocolatería, sabía que vaya donde vaya, mi vena de artesano estaría siempre presente. Oficialmente, inicié esta hermosa labor en la ciudad de Valdivia en enero de este año 2017.

Es un oficio de gran artesanalidad. ¿Nos cuentas cómo se crea un buen chocolate?

Su nombre práctico lo dice: ‘artesanalidad’, vale decir, es un arte que nos da felicidad y nos mantiene sano de mente y cuerpo. Es una terapia. El chocolate es una materia prima muy sensible que capta todo tipo de olores y las sensaciones de quien lo manipula. Siempre hay que estar de buen humor para transformarlos en bombones rellenos de buen sabor.

Debemos estar limpios, aseados. Igual nuestras herramientas. El refrigerador-congelador (donde se hace el desmolde), totalmente impecable y de uso exclusivo.

Un buen ‘bombón de chocolate’, se prepara con pasión, como si se lo hicieras a tu novia, esposa, hijo, hija, padre, madre o para ti. Y, la decisión final lo da la persona que lo prueba y saborea, siempre con calma, sin apuros. La crocancia, brillo y sabor en el paladar de nuestro chocolate son el resultado de un detallista trabajo artesano.

“Comer un chocolate en el momento indicado, nos va a mejorar el ánimo al instante. Es un buen relajante, nos serena, nos detiene para ver la vida desde otro punto de vista, menos acelerada. Se nos va el enojo. Es un buen embajador de la amistad. Une a las personas y sonreimos más. Además, es un buen regalo que le podemos dar a nuestros hijos o pareja. Es un placer aparte” nos señala Sergio.

Lo hemos leído en tu web www.chocolatesrambla.com ¿Qué son los bebelates?

Es una variante simple, son chocolates macizos, de igual tamaño que los bombones. Usé la palabra ‘bebelates’ en vez de ‘chocolates’. Esta alternativa está pensada para las personas que prefieren un sabor tradicional, clásico, sin rellenos.

¿Cuáles son tus planes para el corto y mediano plazo?

Para el corto plazo, seguir posicionando ‘mis regalos hechos con mis manos’ a nivel local y aumentar gradualmente los rellenos, inventando nuevos sabores nunca antes experimentados. Escuchar posibles variables de los clientes.

A mediano plazo, crecer a nivel regional. Formalizar mi pequeña empresa, estar presente en eventos sociales con frecuencia. Aumentar la producción y personal. Que Valdivia se destaque por sus ‘productos banderas’, donde en lo personal aporto con disciplina.

¿Cuál es la actual propuesta de tu empresa artesanal?

Mi propuesta se dirige hacia la enseñanza de este oficio. Ofrecer mi experiencia en colegios donde se definen las verdaderas vocaciones. Paralelamente, mi otra propuesta (que ya está en práctica) es emplear Papel Kraft en la envoltura de los bombones. Y mantener la presentación de ‘escribir a mano alzada’ el sabor de relleno.

¿Qué insumos utilizas?

Pasta de chocolate o cobertura de buena calidad. Manjar o dulce de leche. Frutos secos o frutos confitados, deshidratados.

¿Cómo es tu método de producción?

Disolver y templar el chocolate en ‘bañomaría’. Manejarlo cuando esté a temperatura tibia. Tener los moldes listos para ‘pintarlos’ con chocolate (con pincel). Dejar enfriar las cápsulas y rellenar con manjar. Luego, incluir el fruto seco. Posteriormente, sellar con chocolate tibio. Dejar enfriar a temperatura ambiente. Llevar los moldes listos al congelador por 5 minutos. Desmoldar. Envolver. ¡¡Disfrutar!!

Para promocionarte, ¿cómo se pueden contactar contigo?

Los amigos valdivianos, del país y del mundo, pueden enviarme un WhatsApp ( 569) 72075541. Les llevo los bombones a sus hogares o centros de labores. Y, si están en otra parte del país, se coordina el envío por interno.

¿Cómo ves la actual actividad chocolatera en Valdivia y Chile?

Puedo hablar por el contexto valdiviano donde me desenvuelvo. La actividad es buena porque hay muchas pequeñas empresas artesanales en este rubro. Así, el público en general tiene muchas opciones y muchos sabores. Cada empresa artesanal tiene su impronta propia de sabor y la gente lo sabe.

Si una persona ha bebido con exceso de las fuentes del placer, si le ha robado horas al sueño trabajando demasiado, si su espíritu ya está cansado, si siente el aire húmedo, las horas lentas y la atmósfera demasiado pesada como para aguantarla; si está obsesionado con una idea fija que le quita la libertad de pensar; digámosle que coma chocolate y le ocurrirán maravillas.

¡Todos los éxitos a Chocolates Rambla!

http://www.chocolatesrambla.com


Fuentes :
RedBakery