Las etiquetas limpias siguen siendo tendencia en el mundo del Bakery y Snacks

Limpio, sin aditivos químicos y saludable son uno de los requerimientos que están buscando los consumidores a la hora de elegir sus alimentos, especialmente en la industria del bakery y snack, donde un producto con buen sabor es indispensable, pero si viene acompañado de etiquetas limpias, es un plus que los consumidores van a saber apreciar.

Los grandes emporios del bakery y snack están en la mira de los consumidores, quienes han ido cambiando sus tendencias de compra, ya que la moda apunta hacía etiquetas limpias, alimentos saludables y por supuesto propuestas que brinden experiencias cuando de sabor se trata.

Un gran desafío para los grandes de la industria, ya que en comparación con marcas más pequeñas o nuevos emprendimientos, estos tienden a aventurarse en nuevos conceptos de sabores, con un precio competitivo, y con propuestas muchas veces personalizadas.

Para el sector del bakery y snack, las tendencias continúan apuntando hacía productos más saludables, mejores para la salud, que sean naturales y preferiblemente orgánicos, y sin olvidarnos de las etiquetas limpias, según el gerente de marketing Ricardo Rodríguez de la panadería y confitería Ingredion Incorporated, de Nueva Jersey, estos son algunos de los valores agregados que deben ser incluido en la agenda de la industria del bakery y snack, según arrojó un reciente estudio llevado a cabo en julio de 2017 por dicha empresa, donde 1.100 consumidores de snack y panadería, encontraron que las principales demandas conducían a comprar “sin aditivos químicos”, “sabores artificiales o conservantes”, “natural u orgánico” y “altos en fibra”.

“El cambio a versiones más limpias de los artículos establecidos no está completo y también está bastante consolidado en muchos minoristas nacionales, donde los nuevos artículos deben cumplir con la definición de etiqueta limpia que defina el minorista”, argumenta el director de cuentas minoristas nacionales Tim Lotesto de Alpha Baking en Chicago, quién dice que inclusive los alimentos que no pueden ser completamente limpios, necesitan limpiar lo más posible que sea el producto y bajar notoriamente los agregados químicos y conservantes.

Las marcas grandes, además de buscar bocados “saludables” también deben apostar a bocadillos que sean únicos y se destaquen de los demás, “En la categoría de snack en particular, la creación de texturas únicas es una tendencia que continúa creciendo, ya sea en una hojuela que es “más fuerte en términos de su volumen de sonido cuando se muerde o una galleta que tiene un aireado y textura que se disuelve rápidamente en la boca “, cuenta Rodríguez. “Los consumidores están buscando nuevos y únicos tipos de experiencias cuando están comiendo”.

Pese a esa primicia, las etiquetas limpias no siempre significan la ausencia de ingredientes que sean “malos” o nocivos para la salud, sin embargo Gunther Brinkman vicepresidente de fabricación de Ideal Snacks Corp de Nueva York, comenta que; “Estamos viendo más interés en productos que sean mejor para el consumidor”, no sólo la ausencia de lo “malo”, es decir, reducción de grasa, sino también productos que se incorporen ingredientes considerados como “buenos” para la salud dentro de la lista de ingredientes “buenos”, se encuentran desde vegetales, granos y proteínas, cada vez más presentes en los productos.

Por otra parte, los consumidores también están interesados en compensarse a sí mismos, con snacks que cuiden la salud y que se puedan tomar en el camino, de forma rápida y sin sacrificar el sabor.

“Los consumidores dijeron que tratar o recompensarse a sí mismos era la razón número uno para tomar snacks entre comidas, para saciar el hambre”, dice Jill Tomeny, gerente de Daymon en Stanford, “La clave para la indulgencia es la credibilidad, la gente quiere recompensas” calóricas dignas “que cumplan con las expectativas”.

Tomeny añade que casi una cuarta parte de los compradores dicen que comprarían más postres listos para comer (frescos o congelados) si estuvieran disponibles en porciones individuales. “Las pequeñas porciones en paquetes múltiples con variedad de sabor tienen un atractivo para las familias y para las ocasiones de catering o de fiesta”, cuenta Tomeny.

Y si se habla de la generación millennials, el sabor es el protagonista, quienes además están dispuestos a probar texturas y sabores nuevos, que despierten curiosidad y motiven sus sentidos.

Los sabores diferentes y los productos premium son temas clave en la categoría de snack, señala James Hedges, gerente senior en soluciones de categoría en Daymon, Stamford. Añade que a medida que los consumidores estadounidenses se hacen más diversos, el interés en las culturas internacionales continúa creciendo y esto se refleja en la categoría y diversidad de snacks a través de productos auténticos aromatizados, como las palomitas de maíz con sabor a miso y nori.

“Los consumidores también están buscando bocadillos que traen una experiencia multi sensorial productos como ahumado, a la parrilla y carbonizados están creciendo con el fin de llevar esa capa culinaria añadida a las categorías snack. Del mismo modo, los productos que pueden extenderse tanto en el espacio dulce y salado, como palomitas listas para comer” argumenta Hedges.

Experiencias de sabores, texturas y con aportes nutricionales que recompense los ajetreados estilos de vida, es el mayor desafío de las industrias tanto medianas como grande del bakery y snack, donde un “buen” sabor no es suficiente, para una generación que va cada vez más rápido y le importa lo que consume.


Fuentes :
www.snackandbakery.com www.digital.bnpmedia.com