Cereales resistentes al calor ¿Solución o alerta de emergencia ambiental?

El efecto global del cambio climático, no sólo ha alterado las estaciones, haciéndolas parecer más cortas o con cambios de temperaturas inusuales, también la agricultura ha sufrido el comportamiento del clima viéndose afectada la producción de alimentos por las altas oleadas de calor que han acontecido en los últimos 2 años, y las que se pronostican serán mucho más preocupantes.

La producción de cereales ha sido uno de los rubros que ha crecido considerablemente en las últimas décadas en muchas regiones del mundo, pero el aumento de temperatura es una amenaza que arremete con este progreso, en el caso particular del trigo y la cebada el cambio climático podría dañar el rendimiento a medida que aumenta las temperaturas, y con esto se asocia una alza de precio a todos los productos derivados de estos cereales como por ejemplo cerveza, donas, rosquillas, pasteles, panes etc.

Según un reciente estudio, analizó el aumento de las temperaturas en Francia y cómo afectaba los cultivos de trigo y cebada del sector. Los investigadores descubrieron que los rendimientos del trigo podrían disminuir en más de un 20% a finales del siglo si no se trata a tiempo la reducción de contaminación de carbono.

Los resultados del estudio, podrían ser de gran impacto en los granos necesarios para las dietas de muchas personas e inclusivo para el alimento del ganado. Uno de los autores del estudio Matthew Grammans, argumenta que existen alternativas para este panorama tan preocupante y uno de ello es producir granos que sean resistentes al calor “Las innovaciones agrícolas, como los cultivos resistentes al calor, podrían ayudar a aumentar la productividad. Pero esas ganancias serán compensadas por las pérdidas causadas por el calentamiento.”

“Nuestro análisis de más de seis décadas de clima en Francia y los datos de rendimiento arrojan luz sobre los impactos potenciales del cambio climático en los rendimientos de los cereales, y contextualiza estos impactos relativo al futuro del tan esperado progreso tecnológico. El cambio climático está haciendo que el clima en Francia sea menos adecuado para la agricultura de trigo y cebada”, asegura el científico.

Según el investigador, el cambio climático no sólo afecta y afectará a Francia, sino también a muchas regiones del mundo, logrando cambios notorios en las producciones de alimentos, y esto estará muy ligado al crecimiento de la población mundial.

“Sabemos que la demanda de alimentos está aumentando, y se prevé que aumente mucho a lo largo del siglo” argumenta Grammas, donde también expone que si los suministros de alimentos no pueden mantener el ritmo de la demanda, los precios se incrementarán en los supermercados, afectando además la estabilidad económica de las familias.

Una problemática mundial que no es ajena, ya que ha sido un tema muy debatido en los últimos tiempos y según la FAO para el 2020 el rendimiento de cereales disminuirá aproximadamente 0,5%, además aseguran que habrán grandes variaciones regionales, en la regiones templadas se pronostica mayor rendimiento, pero también dejan muy claro que esto puede ser positivo o negativo.

Situación que no está asociada a los últimos indicadores de producción mundial de cereales, donde las caídas por las fuertes oleadas de calor han afectado a los grandes productores, y han abierto una brecha de debate para innovar en tecnología agraria, en sistemas de producción menos corrosivos con el medio ambiente y por supuesto un llamado para hacer cambios drástico en cómo ha venido funcionando la relación con el ser humano y los recursos naturales.


Fuentes :
www.yaleclimateconnections.org www.s.giannini.ucop.edu