Análisis al Nuevo Consumidor

Asistimos a la acentuación de un tipo de cliente más informado, y por lo mismo más volátil, conectado y con nuevas expectaciones en un planeta con sobreoferta.

En todos los rubros las empresas, sean pequeñas, medianas o multinacionales deben reformularse y ajustarse a la nueva realidad, ofreciendo propuestas con valores diferenciales. Algunas lo lograrán y otras tendrán que desaparecer.

Primero, hablemos de la volatilidad, que podríamos traducir como infidelidad. El portal Marketinet señala que el consumidor actual “Es infiel por naturaleza: lógicamente, al tener más información aumentan las opciones de elegir una compra; y a mayor número de opciones, mayor posibilidad de probar cosas nuevas”.

La web de Obs. Business School subraya el aspecto de la poca lealtad con las marcas y los productos, señalando que los nuevos consumidores son; “Infieles: En el mundo líquido (…), la fidelidad es rara avis ante el cambio permanente y la incertidumbre asociada. Nada es para Siempre. Y el “siempre es cada vez más relativo y cortoplacista. La oferta no cesa de crecer ofreciéndonos nuevas alternativas que nos ofrecen nuevas experiencias que queremos experimentar. Además de que cada vez es más difícil diferenciarse ¿Por qué repetir si se pueden tener nuevas experiencias? Todo es más efímero y cuesta más adoptar compromisos con las marcas y productos. Muy pocas lo consiguen en una carrera hacia la comoditización y la irrelevancia”.

Lo Online se sobre estimula en pandemia. Bain & Company, en alianza con Dynata, realizó con una encuesta trimestral a 9500 consumidores en Estados Unidos, Reino Unidos, Alemania, Francia y Suecia para conocer el futuro de las compras; “En medio de la incertidumbre por la pandemia, se han profundizado cuatro claves del comportamiento en los consumidores, lo que crea nuevas reglas para todas las marcas. El resultado más importante e irreversible para los consumidores es el aumento en las compras de comestibles en líneas y otras actividades virtuales. Las personas pasaron más tiempo frente a sus pantallas, viendo televisión, participando en redes sociales, jugando y comprando en línea”.

“La pandemia llevó a muchas personas a centrar sus gastos en productos con una buena relación calidad-precio. Como el gasto ha disminuido en áreas tales como entretenimiento fuera del hogar, viajes y automóviles, sin embargo, los consumidores con suficiente poder de gasto recurren a productos de primera calidad para satisfacer sus mayores necesidades en materia de salud, conveniencia y seguridad” señala el portal El CEO.


Fuentes :
www.elceo.com www.marketinet.com www.obsbusiness.school