Mercado de las Golosinas Congeladas

Los consumidores emergen lentamente de la emergencia sanitaria global producto de la pandemia, preocupados en objetivos financieros y de salud.

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud declaró al COVID-19 como una pandemia. Pocos de nosotros podíamos imaginar en ese entonces que el coronavirus seguiría siendo una prioridad en todo el mundo casi dos años después. Sin embargo, cuando recibimos el año nuevo, definitivamente vemos que es una potente realidad a la cual hay que adaptarse.

No debería sorprendernos entonces que la salud intestinal, y su papel en el aumento de la inmunidad, sea una tendencia importante en varios análisis de mercado. En su segunda lista anual de tendencias de consumo global, por ejemplo, el proveedor de ingredientes con sede en Chicago ADM nombra al “Microbioma como la raíz del bienestar” entre sus ocho principales tendencias de consumo planetario. La lista de tendencias se basa en una investigación en profundidad de la plataforma de información del consumidor de Outside Voice, propiedad de la empresa.

“Los datos de ADM Outside Voice indican que el 58% de los consumidores globales son conscientes de los beneficios potenciales que las bacterias en el sistema digestivo pueden tener en su salud en general”, dice ADM. “Los consumidores de hoy buscan alimentos, bebidas y suplementos que apoyen la salud intestinal y el bienestar general. Vinculado por los consumidores a la función inmunológica, los aspectos de la salud metabólica e incluso el estado de ánimo, la agudeza mental y la sensación de energía, el enfoque de los consumidores para respaldar un intestino sano está evolucionando a la par con los alimentos reactivos, que buscan aliviar las molestias, proactivos, personalizados, que entreguen soluciones pro y posbióticas”, destaca el portal Dairy Foods.

Por esta coyuntura las marcas de golosinas congeladas deberán promocionar el concepto de “indulgencia” de manera diferente, priorizando el valor cuando sea posible e invirtiendo en la elaboración para entregar productos más saludables, equilibrando el sabor para no perder lazos con sus públicos.

En este sentido, la primera gran meta de este mercado, en su globalidad, es bajar imperiosamente el contenido de azúcar. Gran parte de las consultoras mundiales de alimentación convergen en esta realidad. De acuerdo con una reciente investigación de la consultora Mintel relacionada con “Edulcorantes Alternativos” se identificó que los consumidores perciben que edulcorantes como la miel y los derivados de plantas como la Stevia y el Monkfruit lograron buenos resultados en las opiniones de los encuestados, siendo vistos por ellos como “naturales” y por consiguiente logrando una baja percepción en lo referente a ser “malos para la salud”.

Según una publicación de la división Packaged Facts de Market Research, con sede en Rockville, Maryland (USA), 31% de los consumidores encuestados informaron haber aumentado su actividad de comer bocadillos debido al coronavirus. Los consumidores también están comiendo alimentos que son más saludables en general durante la pandemia. Para el rubro heladero, esta tendencia significa oportunidades ligadas a porciones más pequeñas, menos azúcar y mayor contenido de proteínas, buscando equilibrase con los que los clientes hoy buscan de un producto que les entregue un momento de gran sabor, satisfacción y poco sentimiento de culpa.

El último año y medio ha sido difícil para todos, y no sorprende que las necesidades y preferencias de los públicos compradores hayan cambiado sin precedentes. El consumidor se ha vuelto más consciente y ha creado nuevos hábitos y expectativas.

El desafío reside en los fabricantes para facilitar y comprender las necesidades recién descubiertas. Las organizaciones que comprenden a sus audiencias y que son lo suficientemente ágiles para atender las demandas que cambian rápidamente, son aquellas con las que los clientes se conectan. Es esencial que los fabricantes se asocien con un proveedor de ingredientes con un fuerte carácter innovador.

Comprender a su cliente puede ser un desafío y traducir ese conocimiento en productos e innovaciones es un estadio completamente diferente. Confiamos en que las empresas nacionales estarán a la altura de este proceso.


Fuentes :
www.foodnavigator-usa.com www.dairyfoods.com www.international-dairy.com