La Bollería en Chile: mucho más que un croissant

Habitualmente, la bollería se utiliza como sinónimo de repostería y pastelería. La realidad nos señala que cada una de estas disciplinas está especializada en un tipo de productos específicos

Primero, quizá sea necesario buscar una definición amplia de lo que se considera como Bollería. La sección de Gastronomía del Diario República de España así lo consigna; «Se entiende por productos de bollería aquellos productos alimenticios elaborados básicamente con masa de harinas fermentadas y que han sido sometidos a un tratamiento térmico adecuado. Pueden contener otros alimentos, complementos panarios y aditivos autorizados. Por norma general, existen dos tipos de bollería: bollería ordinaria, sin relleno ni guarnición de ningún tipo. Y bollería rellena o guarnecida, que antes o después del tratamiento térmico adecuado, se ha rellenado o guarnecido con diferentes productos alimenticios dulces o salados».

Entonces, es bollería todo producto preparado con masa de hojaldre, masas azucaradas, masas escaldadas, masas batidas y las masas de repostería, con las que se elaboran mazapanes, cocadas, tortas imperiales y alfajores, entre otras delicias.

Hace unos años les relatábamos que; «Se suman en nuestro país las pastelerías y panaderías que dentro de su oferta de pastelería básica, los incluyen en sus seductoras propuestas; los Croissants solos o con atractivos rellenos de sabores cremosos dulces y salados. Prácticamente no existe límite a las posibilidades que ofrece el Croissant en mixtura con todo tipo de rellenos».

Lo cierto es que hoy, y reconociendo que el Croissant es el producto emblema de lo que conocemos como bollería en Chile, los Hojaldres de Crema, Medialuna, Rejilla de Frambuesa, Panal de Membrillo y nuestras conocidas Palmeras, son otros fieles representantes de esta disciplina de repostería que sin prisa, pero sin pausa, comienza a conquistar los paladares nacionales. Sin embargo hay aún pocos exponentes locales y mucho de lo que se consume llega congelado a nuestro país. Así lo detalló a fines del año 2020 la web de Espacio Food Service: “La bollería congelada se convierte en un complemento estratégico para la industria panadera y pastelera tradicional. Esta técnica culinaria que empezó en Europa en la década del 70 se ha intensificado fuertemente en nuestro país producto de múltiples factores, entre ellos, la escasez de mano de obra calificada, un mayor control de la merma y la facilidad de su uso para el cliente”.

Si estás pensando en ingresar al rubro de la bollería y las masas dulces, en Chile puedes contar con nuestro partner, Multivac, que ofrece en Chile las prestigiosas máquinas FRITSCH para la fabricación de cintas de masa y de laminado, con las cuales se puede producir, de forma industrial, productos como masas de hojaldre, croissant, pastafrola y masa danesa como un maestro pastelero artesanal. La máquina destaca especialmente por sus resultados de laminación siempre perfectos y por su alta eficiencia.


Fuentes :
www.mercadosytendencias.cl/se-impone-el-croissant-en-chile/637 www.chocolatine.cl www.espaciofoodservice.cl www.cl.multivac.com