Seguridad Alimentaria: Certificaciones Internacionales en la industria de alimentos (Parte II)

Para dar garantías de un producto seguro para el consumo, las empresas requieren implementar certificaciones y agregarlas en la carta de presentación.

En la primera parte de esta nota dejamos ese punto establecido, sin embargo nos falta responder a la pregunta clave; ¿Cuáles son? Aquí menciono las 3 principales y más reconocidas a nivel internacional.

ISO 22000: es la norma internacional de sistemas de gestión de seguridad alimentaria para la totalidad de la cadena de suministro, desde los agricultores y ganaderos hasta los procesadores. Implica la comunicación interactiva, la gestión del sistema y los programas de prerrequisitos de buenas prácticas de manufactura. Esta norma se centra en asegurar la cadena de suministro, tiene principios de sistemas de gestión integrados y está alineado con los principios del Codex Alimentarius. Este último es el más alto organismo internacional en materia de normas de alimentación.

BRC Global Standard for Food Safety: es una norma de certificación que incluye los requisitos de un sistema HACCP (Análisis de Peligros y de Control Crítico) de acuerdo con los del Codex Alimentarius. Esta norma también abarca un sistema de gestión de calidad documentado, así como el control de requisitos de las condiciones ambientales de las instalaciones, de los productos, de los procesos y del personal. BRC goza de reconocimiento internacional, y fue desarrollada con el objetivo de ayudar a los distribuidores a cumplir con las obligaciones legales de seguridad alimentaria y garantizar el nivel más alto de protección para el consumidor.

IFS (International Featured Standards): IFS Food surgió con el objetivo de obtener una norma común de calidad y seguridad alimentaria. De esta manera, se auditan empresas fabricantes de alimentos o envasadoras de productos alimentarios para optimizar los recursos y garantizar la transparencia durante todo el proceso de elaboración del alimento. Tanto IFS como la certificación BRC son esenciales para los proveedores de alimentos del sector de la distribución alimentaria. Esta norma permite acceder a los mercados alimentarios de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

Y ahora bien, para todos nosotros que estamos en la industria de pastelería y Bakery es interesante saber que también existen certificaciones para mercados objetivos específicos como islamistas, judíos o quienes estén en contra que los alimentos transgénicos.

Por otra parte, existen también otros certificados que dan garantías para atender exigencias de mercados muy particulares de grupos religiosos, movimientos sociales o por alguna condición de salud específica.

HALAL: La certificación Halal es un proceso de garantía de calidad aplicado a alimentos, productos y servicios que siguen la Normativa Halal. Esta certificación, garantiza que los productos no incluyen ni contienen en su composición nada que sea considerado ilícito por la ley islámica, y que son preparados, elaborados, transportados y almacenados utilizando medios que estén exentos de cualquier elemento prohibido por dicha ley.

KOSHER: La certificación Kosher acredita que los productos obtenidos respetan los preceptos de la religión judía y que, por tanto, se consideran puros y aptos para ser ingeridos por los practicantes de dicha religión. La certificación Kosher es una herramienta de diferenciación y posicionamiento competitivo a nivel internacional en un mercado que se caracteriza por un constante crecimiento. Esta certificación es importante para promover la exportación de productos alimentarios a países donde se procese o conviva una importante comunidad judía.

NO GMO: Este certificado garantiza que los ingredientes del producto a analizar no están modificados genéticamente, es decir, no son GMO (Genetically Modified Organisms). La norma en torno a esta certificación abarca desde la semilla, pasando por el proceso de crecimiento y la cosecha, el transporte, la recolección y el almacenamiento, hasta el procesamiento en el canal de mercado. Las empresas encargadas de emitir la certificación pueden certificar independientemente de los sistemas de gestión de calidad. La certificación también incluye la verificación de los requisitos legales relacionados con el etiquetado y el seguimiento de los GMO, o en castellano OGM (Organismos Genéticamente Modificados).

Podemos decir entonces que, a pesar de que estos certificados son una estrategia de posicionamiento, siempre tiene la ventaja de estar amparado por las entidades de protección al consumidor a través de la garantía de calidad y seguridad en el producto a ofrecer.

https://www.altafruta.cl/

https://www.instagram.com/guenaaltafruta/