Panadería Paolita; Una aventura de mucho talento

A través de nuestro partner, Gasco nos contactamos en la ciudad de Chillán con la Panadería – Pastelería Paolita, para conversar con su dueño y fundador, Luis Neira.

La crisis sanitaria global y el daño de nuestros ecosistemas no pueden dejar indiferentes a nadie. Y estos desafíos afectan la continuidad de las pymes por ejemplo. Esta destacada panadería de la Región de Ñuble ha migrado al uso de energías más limpias y por lógica, menos agresivas con el medio ambiente. Pero primero hablaremos del bello oficio panificador…

Gracias por recibirnos don Luis. ¿Nos relata los Inicios de Panadería Paolita?

Nuestra primera idea, hace treinta años atrás, era la instalación de una panadería en la población Vicente Pérez Rosales acá en Chillán. Luego nos expandimos y abrimos un local en el centro y allí llegó la popularidad para nuestra panadería y pastelería. En eso llegó Sodexo a pedirnos atención para sus casinos que se estaban recién instalando acá en la ciudad y comenzamos a trabajar con ellos.

Eso trajo un lindo desafío; tuvimos que crecer para cumplir con los requisitos de Sodexo, porque la panadería era muy chica y la demanda era mucha. Luego de algunos años dejamos de trabajar juntos, pero luego de dos meses volvieron con nosotros básicamente por la calidad de nuestro pan y de nuestra atención. ¡Los casinos comenzaron a exigir que llegara “Paolita“! Luego nos contactó otra empresa internacional, Aramark Chile, y allí también entró “Paolita“. Tenemos una fiel clientela, particulares, otros negocios de rubros afines. Así partimos; fue como una aventura…

Nuestra panadería – pastelería se llama así debido a mi hija. Ella estaba chiquitita cuando pusimos el negocio para que mi señora no saliera a trabajar afuera armamos la panadería primero en la casa de Vicente Pérez Rosales.

¿Cuántos empleados tiene Panadería Paolita y como ha sido su relación con el personal y sus proveedores?

Nuestro actual personal se compone de cuarenta y cinco personas aproximadamente, aparte de mi hija, mi señora y yo. En algún momento llegamos a ser más de cincuenta, pero en un periodo en que bajó la venta de pastelería debimos desvincular personal de venta y producción. La relación con ellos es buena, como empecé de abajo “conversamos el mismo idioma”. Acá no hay prepotencia, no hay maltrato a nadie… incluso muchos me tratan de “papi” porque existe un genuino cariño. Hay gente que lleva más de veinte años con nosotros y eso se ha producido porque el trato ha sido bueno. Nunca hemos tenido alguna diferencia. El personal generalmente dura harto acá con nosotros porque somos responsables en cuanto a los pagos y al clima laboral.

¿Nos relata acerca del proceso de producción, desde que inician la jornada?

Tenemos establecido la cantidad de kilos que hace cada turno, por lo cual los insumos quedan desde temprano a disposición. Se conversa con nuestro personal para conocer de alguna novedad o problema y luego comienza la producción. Ellos saben la cantidad que deben hacer de cada producto. En la mañana se envasa y se preparan los pedidos de pan a disposición de los vendedores a eso de las cuatro y media de la mañana para cargar e iniciar el proceso de reparto a nuestros clientes. Tratamos que el repartidor esté lo menos posible en el lugar de producción.

Nos dedicamos a toda la línea de pan soft; molde, pistoleta, pan de hamburguesa, envasado y con informe nutricional. Somos entonces como una competencia a Ideal, pero de modo más artesanal que la producción de ellos” Luis Neira, dueño de Panadería – Pastelería Paolita.

¿Cuáles son los productos más queridos por sus clientes?

Hacemos todo tipo de pan, pero los más requeridos son la Hallulla y la Marraqueta que son los panes que más pide la gente. Los otros panes son para apoyo de las comidas rápidas, los restaurantes. Desde los casinos nos piden mucho las churrasqueras, el pan integral para el consumidor hipocalórico… estamos preparados para hacer todo tipo de pan. Ahora, en esta época de año se mueve fuerte el área de la pastelería porque adicionalmente nosotros ofrecemos máquinas refrigeradas a nuestros clientes corporativos para que ellos ofrezcan un producto con la marca “Paolita” siempre fresco.

¿Cómo se vivió la etapa de la Pandemia en Panadería Paolita?

Nos afectó bastante. Tuvimos que terminar turnos porque tuvimos gente con Covid y así no podíamos funcionar. Cuando lográbamos abrir funcionábamos “a media máquina”. Afectó mucho porque muchos negocios debieron cerrar definitivamente, pero creo que fuimos de los menos afectados y creo que ninguna empresa de alta producción paró. Igual hubo movimiento, a menos escala, pero se producía igual.

¿Que los motivó a cambiar a energías más limpias como el gas licuado?

Nosotros primero migramos de leña y petróleo a pellet. Allí hicimos una inversión importante hace unos diez años atrás. En ese tiempo las autoridades nos visitaron para constatar nuestro cambio de energía. Luego llegó Gasco y nos hizo una oferta para cambiarnos a gas, con un precio especial para panaderías y comenzamos esta nueva migración… llevamos bastantes años en esto de la energía limpia y con el gas la situación mejoró aún más. Recuerdo cuando aún trabajábamos con leña y encendíamos los hornos por las tardes me daba vergüenza, porque el humo era bastante y unido al viento, la gente vecina no podía colgar su ropa al sol para el secado… era terrible. Con el pellet cambió la cosa y con el gas todo ha sido mucho mejor.

Al realizar la conversión a GLP, ¿Cuál es su postura frente al tema medio ambiental en su región?

Ojalá que todo el mundo imite lo bueno, porque todavía hay panaderías que están funcionando con leña y eso produce un alto grado de contaminación que finalmente nos afecta a todos. En la región hay mucha casa que también usa leña para calefacción y para cocinar. Puede ser por un factor económico, pero uno siempre debe velar por los demás y cooperar para que baje la contaminación.

Gasco realizó la instalación, cañerías. En un día instalaron cinco quemadores y quedaron operativos rápido. Los hornos grandes donde hacemos las marraquetas demoraron un poco más, pero en general ningún problema. Estuvieron siempre ahí, atentos a que nuestra producción se detuviera lo menos posible. Una vez que finalizábamos de procesar allí ellos comenzaban a trabajar. Fue todo muy expedito. Al momento de solicitar gas la experiencia es buena porque ellos nos visitan dos veces a la semana; lunes y jueves. Cada vez que nosotros les solicitamos, el personal de Gasco llega en forma oportuna. La atención es buena, nada que decir… Mucho mejor, más cómodo.

“Nuestro fuerte son los casinos y los negocios. Algunos minimarkets y supermercados. También estamos entregando desde hace un tiempo a los casinos de Walmart, de Líder y A Cuenta… prefieren nuestros productos”. Luis Neira, dueño de Panadería – Pastelería Paolita.

¿Cómo evalúa su experiencia en el proceso de instalación / conversión a GLP Gasco?

La experiencia es muy positiva. Nuestros trabajadores ya no están expuestos al humo y el resultado final de nuestros productos no ha sufrido ninguna alteración. Respecto a nuestro entorno, antes los vecinos “no me querían ni ver”. Ahora somos amigos todos. No contaminamos. El almacenaje mejora. En temas carga del estanque y en asuntos de instalación Gasco lo realiza, nosotros no gastamos recursos en eso; cañerías, la ingeniería que se requiere para la certificación la provee también Gasco. Estamos tranquilos.

¿Cuántos quintales de harina consume mensualmente?

Ha bajado el tema de la producción de pan porque la gente está consumiendo menos por un factor de alza de precios. Nosotros elaborábamos, hace unos meses atrás, unos 4.000 a 4500 kilos diarios entre los dos turnos. Eran unos 120.000 kilos mensuales. Esa realidad no es la de hoy; ha bajado un 30%. Tuvimos reunión el otro día por temas relacionados con Fechipan y todo el mundo se quejaba de lo mismo. La gente quizá sigue comprando $1000 de pan todos los días, pero ahora les rinden menos unidades de pan. Y eso significa que estamos entregando menos y así sigue y sigue. A eso se suma que en invierno se vende menos pan que en verano. El invierno la gente en sus casas hace pan amasado, sopaipillas y nosotros todos los años notamos una baja, pero este 2022 ha sido demasiado.

Agradecemos a don Luis el tiempo que nos dedicó para conocerles más y destacar a este emprendimiento familiar que se fortalece año tras año en la ciudad de Chillán.

Respecto a GLP Gasco

¿En qué consiste y cómo favorece a una pyme o a una gran empresa la propuesta de Gasco? Es básicamente reemplazar un combustible contaminante por uno amigable con el ecosistema sin afectar en ningún momento la producción. En este contexto, el GLP de Gasco es perfecto para cumplir este proceso de recambio. Ya que produce aproximadamente un 15% menos de emisiones de CO2 que el diésel, genera menos material particulado (PM 2,5) y no produce hollín como es el caso de la leña y el diésel.

Entre los beneficios, consignamos: El cambio de leña a GLP mejora el proceso productivo, ya que simplifica la manipulación del combustible. Por ejemplo, almacenamiento seguro, ocupando menos espacio, sin mermas, (sin posibilidad de hurto). Se mantiene una misma calidad y poder calorífico del GLP a lo largo del tiempo, a diferencia de la leña que puede sufrir variaciones en la calidad y la humedad. Otra ventaja; Un horno Panadero al utilizar leña necesita entre 2 a 4 horas para llegar a temperatura, (dependiendo del tamaño del horno), y con GLP Gasco se ahorra hasta un 40% del tiempo en alcanzar la misma temperatura necesaria para la cocción.

Estamos en un proceso de transición energética en Chile y en el planeta, que pide soluciones más eco sustentables y Gasco consciente de este contexto y de su rol de actor principal en el impulso de este, seguirá innovando para acrecentar su portafolio de soluciones energéticas que puedan ajustarse de la mejor firma a los requerimientos y necesidades de sus clientes residenciales y comerciales.

Para conocer más acerca de la energía GLP visita; https://digital.gasco.cl/asesoria-negocio