Turrón, un dulce que se Deconstruye (Parte 2)

En Chile el consumo de este tradicional dulce ha sido siempre muy focalizado, preferentemente en pequeños grupos y comunidades, como la italiana y la española.

¿Hay algún ingrediente vedado en el turrón o acepta todo tipo de elementos? La gastronomía a este respecto en Europa ha experimentado una revolución importante en los últimos años, porque lo que eran propuestas tradicionales de la antigua cocina de cada rincón del mundo ha ido evolucionando hasta crear platos sofisticados de vanguardia, para satisfacer la demanda de un público cada vez mayor, pero a diferencia de otras latitudes, el consumo se circunscribe a las variedades tradicionales de esta golosina porque su consumo, como ya expresamos, es aún muy acotado.

En Chile, destacamos por calidad y presentación la Caja Turrón Delicatessen en formato de 10 Unidades que ofrece la casa chocolatera Varsovienne, que contienen; almendra, miel de naranjos y romeros silvestres, además de otros ingredientes naturales, componen la llamada línea de turrones españoles Artisan de esta prestigiosa marca.

Por su parte, y considerando productos importados de calidad, la empresa Trujillo trae a nuestro país una variedad muy interesante de turrones españoles. Así lo describen en su web; «El Turrón y los Polvorones y Mantecados son el gran dulce de la Navidad en España y pensando en la añoranza que produce el estar lejos, Trujillo nos sorprende con estas variedades en Chile. Importados de España, son elaborados con la mejor materia prima y ¡para comer todo el año!». Las opciones que ofrecen son; turrón de Maní, de Chocolate Crujiente, de Yema Tostada, de Almendra de Alicante, de Almendra Blando de Jijona y Turrón de Chocolate con Almendras.

Respecto al buen turrón de nuestros vecinos, en Chile podemos encontrar el clásico Mantecol, esta especie de turrón semiblando de maní, muy diferente a los tradicionales que hicieron famosos los españoles, es postre imprescindible en la mesa del argentino y en nuestro país goza de una aceptable fanaticada.

Y finalmente destacar un producto de nuestro partner Carozzi, quienes a través de la marca Ambrosoli presentaron al mercado una bolsa en formato de 300 gramos de suaves calugas de leche, de receta original, con Turrón de Caramelo.

Y como dice el portal español 20 Minutos; «No creo que nadie necesite que le digan que zamparse una tableta de turrón de chocolate al día durante todo el año no sería precisamente la costumbre más saludable, pero como dice el dicho, una vez al año… una Navidad sin turrón de chocolate es como un árbol sin adornos».

Fuentes:
Trujillo
Varsovienne
Revista Elle

1 comentario en “Turrón, un dulce que se Deconstruye (Parte 2)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *